Indecencia

Hoy (o ayer, como queráis), día de mi cumpleaños, acabo de ser testigo de algo que me ha cabreado (y mucho). Estabamos todos tan tranquilos en el bar cuando entran un par de chavales clientes conocidos (uno de ellos ya muy “tocado”) y tras pedir 2 pinchos se ponen a jugar a la tragaperras (molestando a los señores sentados en la mesa de al lado, teniendo estos que levantarse para alejarse). El problema viene cuando al marcharse el que iba tocado le coge a un minusválido que estaba sentado en una mesa un paquete de cigarrillos sin abrir y le dice: “Gracias, eh?” y salen tan tranquilos. El pobre minusválido no podía levantarse tan rápido para recuperarlo ni defenderse y sólo pudo gritar con rabia “eh, eh, ladrón, cabrón..” (no voy a olvidar esos gritos). Un camarero salió detrás del chaval pero se metió en el PUB de al lado.

1 hora después el chaval salió del pub y pasó al lado del bar. Avisamos a mi padre y fue corriendo hasta la ventana para iniciar la reprimenda:

Padre – Eh, eh, tú, ven aquí, no te equivoques. No te equivoques.
Chaval – Qué pasa?
P – Le debes una cajetilla de tabaco a ese chico, y que sepas que tú aquí no vuelves a entrar.
C – Qué? Qué dices? Que yo le robé algo a ese? Me estás llamando ladrón?
P – Que te vimos, hombre, no te equivoques.
(ni que decir tiene que en este momento todas las amigas y amigos del chaval se echaron sobre mi padre diciendo: “No te metas con él” “No te pases” blabla (sin saber siquiera qué pasaba))
Bueno, resumo el resto. El chaval empezó negándolo, luego diciendo que la cogió pero la tiró al suelo antes de salir (mentira) y luego acabó diciendo que se iba a echar a llorar, que cómo iba a robar él eso… y acabó diciendo que tranquilos, que no iba a volver, pero no porque se lo dijesemos, sino por decir esas cosas tan graves de él, que era mentira y balbla…
El minusválido entre tanto estaba levantado al lado de mi padre diciendo de vez en cuando (vocalizando a duras penas) “hijo puta, hijo puta” cada vez que el chaval negaba lo que había hecho.

El sujeto en cuestión volvió a pasar delante del bar durante el resto de la noche (girando la cabeza hacia otro lado) e incluso justo al salir yo del bar me lo encontré de frente y dió media vuelta y empezó a alejarse.

El problema no fué que cogiese una simple cajetilla, sino el cómo lo hizo (con recochineo) y a quien (a un chico indefenso).

Cabe comentar que el chico es cliente habitual y siempre portándose muy bien.. excepto cuando iba ya bebido, que se transformaba en un faltoso prepotente. Hoy iba peor de lo normal y así lo demostró.

Aunque supongo que mañana por la mañana habrá olvidado todo y el sábado volverá a aparecer por allí tan tranquilamente… ya veremos lo que pasa.

Anuncios

5 comentarios to “Indecencia”

  1. Wesker Says:

    Pensaba que no llegaría el día en el que vería una entrada tuya. xDD

    Vaya tio con amnesia más forzada… o más bien con la cara más dura.

  2. Marti Says:

    menudo impresentable d tio, hay k tener mucha cara para hacer eso…y más para hacerse el ofendido como se lo hizo.No lo dejeis entrar nunca más,DERECHO DE ADMISIÓN!!!!k hijo puta mal nacido…menuda gentuza hay por el mundo 😦

  3. Sockles Says:

    Esa gente da mucho asco y casi peor los que se meten en una conversación sin saber de que va la cosa.

  4. Bkron Says:

    No podiais haberle dao una patada en la cabeza? xD

  5. janic the hedgehog Says:

    que gente mas sinvergüenza hay suelta.
    y encima lo negaba…ya hay que tener cara

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: